jueves, 21 de enero de 2016

Nómade

Ahora me doy cuenta
de que hay una gramática en estos cuartos que todavía desconozco
de que se me escurre la combinatoria de los sonidos y la forma en que el sol se refleja a las cuatro sobre el ángulo agudo de los vidrios. 
Tengo una vida en tránsito,
un movimiento infinito que carece de todo sustantivo
y no soy yo con tanto verbo sobrándome al costado. 
A esta hora,
a solas en la casa, me deslizo entre palabras todas: hiedra, dichondra, canto, lluvia, raíz, silencio. 
A esta hora, 
a solas en la casa, bebo lenguaje que iré perdiendo a lo largo del año en mi periplo nómade y ausente.
El regador estrella sus gotas contra el muro y las turgentes plantas se las beben. 
Yo me dejo mojar hasta que cambie el día y me vuelva a habitar. 

sábado, 2 de enero de 2016

No hoy

No hoy.
Mermelada no hoy.
Mermelada los demás días.
¿Y los demás días?
Los demás días no hoy.
No mermelada.
No palabras.
No tiempo.
No hierba fresca.
No pájaros.
No agua.
No conejos bailando.
No meriendas de locos.
No reinas rojas.
No hoy.
El tiempo es los demás días.
No hoy
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...